7 claves para superar el estrés laboral

No podemos controlar todo lo que ocurre a nuestro alrededor en el ámbito laboral, pero sí podemos aprender a controlar la tensión que nos genera el trabajo para no dejar que nos influya negativamente. Por eso, estas son las 7 claves que nos ayudarán a superar el estrés laboral.

1. Respira profundamente

No es una de las técnicas de relajación más utilizadas porque sí, es una de las más efectivas. Cuando te sientas abrumada y necesites aclarar la mente toma una respiración muy profunda. Si aún te sientes nerviosa, repítelo durante varios minutos inhalando durante 5 segundos, reteniendo durante otros 5 y exhalando lentamente durante otro 5 segundos. Al estar concentrada en la respiración te olvidarás un momento de los problemas y cuando tengas que volver a enfrentarte a ellos lo harás con otros ojos y de una manera más descansada.

2. Evita interrupciones

Sentir que no aprovechamos el tiempo de trabajo nos puede causar estrés laboral. Para asegurarnos de que no caemos en distracciones es muy recomendable eliminar todo aquello que pueda captar nuestra atención fuera del trabajo: mensajes de whatsapp, sonidos molestos o pantallas ajenas a la tarea que estamos realizando entre muchas otras cosas. Como no podemos controlarlo todo, también será importante como reaccionamos a una interrupción: en este caso, deberemos de aceptarla, cortarla lo más rápido posible y si vuelve a pasar, pensar en un plan para evitarla la próxima vez.

3. Identifica el estrés autoimpuesto

Cuando nos imponemos a nosotros mismos que tenemos que demostrar continuamente nuestra valía en el trabajo ante los demás somos los responsables de elevar nuestros propios niveles de estrés. A la única persona que tenemos que probar lo que valemos es a nosotros mismos, y con esa confianza que adquiriremos se lo demostraremos a los demás sin forzar las cosas. Cuando te centres en el propio trabajo en lugar de la percepción que los otros tienen de ti aprovecharás más el tiempo e irónicamente eso hará que les impresiones.

4. Aprende a priorizar

La procrastinación es la mayor enemiga del rendimiento en el trabajo. Por ello, una buena organización nos ayudará a aprovechar el tiempo y evitar el estrés laboral. Asegúrate de cuál es tu rol en el trabajo, de cuáles son tus responsabilidades y muy importante también, de cuáles no lo son. Coloca en lo alto de tu lista aquellas tareas prioritarias y concéntrate en ellas, dejando para más tarde las que no son tan relevantes para tu empleo.

5. Sé una persona asertiva

Puede que el estrés laboral no venga directamente del trabajo en sí, si no del entorno y del ambiente en el que tenemos que desempeñarlo. Si crees que la ansiedad que sufres proviene de tu relación con tu superior, tus empleados o con tus compañeros lo mejor es solucionarlo de manera asertiva. Comunícate con ellos dejando claro que es lo que te molesta, pero siempre de manera respetuosa. Explica cómo te hace sentir su comportamiento y sugiere qué es lo que se puede hacer para que el problema no vuelva a ocurrir en un futuro. Si también demuestras que eres una persona empática los demás valorarán de forma positiva tus esfuerzos y el ambiente de trabajo será más cordial.

6. Convierte los pensamientos negativos en positivos

Si eres tu peor crítico el nivel de estrés sólo hará que subir y puede desembocar en una depresión. La negatividad que nos generamos nosotros mismos es igual de perjudicial que la que nos pueden causar las circunstancias externas, así que cada vez que pensemos algo malo sobre nosotros mismos lo que hay que hacer es sustituirlo por palabras de ánimo y autoconfianza. De esta manera encontraremos motivación para hacer nuestro trabajo de la mejor manera posible.

7. Toma descansos

Muchas veces solemos pensar que cuantas más horas invertimos en el trabajo más partido sacaremos. Sin embargo esto no tiene porqué ser verdad ya que la concentración de las personas tiene un tiempo limitado de menos de dos horas. Si nos forzamos a concentrarnos durante mucho más tiempo nuestra mente no dará más de sí y no rendiremos lo que debemos. Además acumularemos el estrés laboral y lo llevaremos a casa, lo que nos generará más ansiedad. Por ello lo ideal es tomar pequeños descansos tras 90 minutos de intenso trabajo, y a poder ser se dedicarán a caminar, respirar o estirar el cuerpo.

Recuerda seguir estos consejos cuando empiezas a sentir estrés laboral, está en tu mano controlarlo y tener una vida laboral equilibrada y saludable.

Check Also

consejos empresariales para hacer crecer tu negocio

Siempre se ha creído que el término expandirse en el negocio, es solo para los ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

themekiller.com