Cómo emprender un negocio con poco capital

Una creencia común en las personas es que para poder emprender o empezar un negocio es necesario contar con una buena cantidad de capital o dinero. Hay incluso personas que afirman que “si tuvieran dinero” montarían su propio negocio, que planifican ahorrar unos años parte del dinero que ganan en sus empleos para recién crear su empresa, o que esperan conocer en algún momento a alguien que financie su idea para recién ponerla en práctica.

Pero lo cierto es que, tal como lo demostraremos en esta guía, también es posible emprender un negocio con poco capital o dinero sin que ello signifique que el negocio no pueda llegar a ser bastante rentable.

Cómo emprender un negocio con poco capital

Sin más preámbulos, te presentamos a continuación los que consideramos que son los pasos necesarios para emprender o empezar un negocio con poco capital o dinero.

1. Elegir un negocio que no requiera mucha inversión

Si ya sabes qué negocio vas a poner puedes pasar al siguiente paso, pero si aún no lo sabes, como es lógico, lo primero que puedes hacer para emprender un negocio con poco capital o dinero, es buscar un negocio que no requiera mucha inversión.

elegir un negocio que no requiera mucha inversión

Se suele pensar que los negocios rentables son solo aquellos que requieren una buena inversión, pero lo cierto es que también existen varios negocios que pueden llegar a ser bastante rentables, y que para su puesta en marcha requieren poco capital o dinero.

Solo por poner un ejemplo, a continuación te proponemos 3 tipos de negocios que consideramos rentables y que puedes emprender con poca inversión:

Negocios “al paso”

Los negocios “al paso” (negocios en donde se vende un producto o servicio de rápida adquisición y consumo) son negocios que consideramos rentables ya que aprovechan la tendencia que existe en las personas por adquirir productos o servicios de rápida adquisición y consumo mientras están de paso por la zona.

Asimismo, estos negocios no requieren mucha inversión ya que por lo general para su puesta en marcha solo se necesita un pequeño local, puesto, stand o vehículo en donde se pueda vender algún tipo de producto, además de algunos equipos y artículos necesarios para su funcionamiento.

Algunas ideas específicas que puedes considerar son:

  • centro de masajes “al paso”.
  • bar “al paso”.
  • food truck.
  • cafetería “al paso”.

Servicios a domicilio

Los negocios dedicados a brindar algún tipo de servicio en el domicilio del cliente también consideramos que son rentables ya que aprovechan el poco tiempo que hoy en día tienen las personas para acudir a un lugar en donde adquirir un servicio.

Asimismo, estos negocios tampoco requieren mucho capital ya que para su puesta en marcha no se necesita invertir en la compra o alquiler de un local en donde atender al público, sino simplemente en algunos equipos y artículos necesarios para brindar el servicio en el domicilio del cliente.

Algunas ideas específicas que puedes considerar son:

  • peluquería a domicilio.
  • chef a domicilio.
  • cuidado de adultos mayores a domicilio.
  • clases de yoga a domicilio.

Negocios online

Finalmente, los negocios online también consideramos que pueden llegar a ser bastante rentables ya que aprovechan el alcance que hoy en día tiene Internet, y el aumento constante del número de usuarios de este medio.

Asimismo, estos negocios tampoco requieren mayor inversión ya que en la mayoría de los casos para su puesta en marcha lo único que se necesita es una computadora con conexión a Internet y probablemente una página web o un blog.

Algunos negocios específicos que puedes considerar son:

  • blog que genera ingresos por publicidad.
  • promoción de productos de afiliados.
  • tienda online.
  • servicios virtuales.

2. Redacción de un plan de negocios

No importa si se trata de un negocio que requiere poco capital o uno que requiere bastante, una vez que sabes qué negocio vas a poner lo siguiente que deberías hacer es redactar un plan de negocios para este.

redacción de un plan de negocios

Un plan de negocios te permite tener una guía para emprender tu negocio (y así lograr una mayor eficiencia en ello), pero también saber de antemano si el negocio tendrá éxito (y así ahorrar tiempo y dinero en caso de que no lo tenga) y, en caso de que busques financiamiento, demostrar lo atractivo de tu idea.

No existe una estructura o formato estándar que se tenga que utilizar para hacer todo plan de negocios, pero por lo general un plan de negocios debería incluir los siguientes elementos:

  • el nombre del negocio: el nombre que tendrá el negocio.
  • la descripción del negocio: la descripción del negocio y/o de los productos o servicios que se van a ofrecer.
  • las características diferenciadoras: las características que tendrá el negocio y/o los productos o servicios que permitirán diferenciarse o distinguirse de la competencia.
  • los objetivos del negocio: los principales objetivos que tendrá el negocio.
  • las estrategias del negocio: las principales estrategias que se utilizarán para alcanzar los objetivos.
  • el púbico objetivo: el púbico objetivo al cual se dirigirá el negocio, así como sus principales características.
  • la competencia: los principales competidores que tendrá el negocio, así como sus principales características.
  • el proceso del negocio: la descripción de las operaciones diarias del negocio.
  • el requerimiento de personal: el personal que requerirá el negocio para su funcionamiento, sus cargos y sus funciones.
  • la inversión del negocio: la inversión o el capital que se requerirá para poner en marcha el negocio y hacerlo funcionar durante los primeros meses de vida.
  • la proyección de los ingresos y egresos: el pronóstico de los ingresos y egresos que tendrá el negocio.
  • la rentabilidad del negocio: el cálculo de la rentabilidad que tendrá el negocio.

Para conocer en detalle el desarrollo de cada uno de estos elementos y, en general, para saber cómo hacer un plan de negocios, puedes visitar nuestra guía: Cómo hacer un plan de negocios fácilmente.

3. Búsqueda del local

A menos que ya cuentes con un local propio o vayas a montar tu negocio en casa o en Internet, una vez que has redactado un plan de negocios, el siguiente paso consiste en buscar un local para tu negocio.

búsqueda del local

No solo si es comprado, sino también si es alquilado, gran parte de la inversión de un negocio suele estar conformada por el local en donde funcionará, por lo que si tu objetivo es reducir tu inversión, y así poder emprender tu negocio con poco capital, deberías asegurarte de buscar un local cuyo precio de compra o alquiler no sea tan elevado.

Si para tu negocio vas a necesitar un local en donde atender al público, para encontrar un local cuyo precio de compra o alquiler no sea tan elevado, lo primero que debes tomar en cuenta es que como regla general mientras más céntrica sea la ubicación de un local o mayor afluencia de público tenga esta, mayor será el costo del local, y mientras menos céntrica sea su ubicación o menos afluencia de público tenga, menor será.

Para reducir tu inversión, lo recomendable es que busques un local cuya ubicación no sea tan céntrica o tenga bastante afluencia de público, pero tampoco que esté tan alejada de zonas comerciales o tenga poca afluencia de público; aunque ten en cuenta que si eres capaz de ofrecer un producto o servicio de buena calidad, y haces una adecuada promoción, los consumidores te visitarán estés donde estés.

Si a pesar de tomar en cuenta lo anterior se te hace difícil encontrar un local cuyo precio de compra o alquiler no sea tan elevado, para ahorrar en el local de tu negocio podrías considerar las siguientes alternativas:

  • monta tu negocio en casa: si para tu negocio vas a necesitar un local o una oficina, con el fin de ahorrar en la compra o alquiler de estos, considera la posibilidad de montar tu negocio en tu propia casa.
  • monta tu negocio en un puesto o stand: en vez de buscar un local, considera la posibilidad de montar tu negocio en un pequeño puesto o stand (por ejemplo, ubicado en una galería o mercado), o incluso en un vehículo en donde puedas vender algún tipo de producto.
  • asóciate con otro emprendedor o empresario: considera también asociarte con otro emprendedor o empresario que venda productos similares o complementarios al tuyo para alquilar juntos (y, por tanto, compartir) el mismo local, puesto o stand.
  • alquila un pequeño espacio dentro de un local: considera alquilar un pequeño espacio dentro del local de un negocio ya establecido que venda productos complementarios al tuyo, para lo cual no es necesario que esperes a que el dueño del local ponga en alquiler un espacio dentro de su local que no esté utilizando o no esté siendo bien aprovechado, sino que tú mismo podrías proponérselo.

Si tu objetivo es reducir tu inversión, además de la ubicación, al momento de buscar un local deberías asegurarte también de que no requiera tantas remodelaciones para que se adapte a tu negocio, ya que, por ejemplo, si necesita varias remodelaciones, aun cuando su precio de compra o alquiler sea bajo, podría igual terminar significándote una buena inversión.

4. Decoración del local

Una vez que cuentas con un local en donde funcione tu negocio, el siguiente paso consiste en decorarlo.

decoración del local

Se suele pensar que para realizar una buena decoración es necesario invertir una buena cantidad de dinero, pero lo cierto es que también es posible realizar una buena decoración con poco capital o presupuesto.

A continuación te brindamos algunas ideas para decorar un negocio con poco capital o presupuesto:

  • utiliza plantas: coloca, por ejemplo, macetas echas de plástico o de otro material económico en la entrada o en los rincones de tu local, o pequeñas macetas en las ventanas.
  • exhibe las obras de artistas locales: contacta artistas locales y proponles exhibir sus pinturas, esculturas o artesanías en las instalaciones de tu local a cambio de la promoción que tendrían.
  • utiliza objetos decorativos económicos: acude a lugares tales como mercados de pulgas, tiendas de segunda mano y venta de garaje en donde puedas encontrar objetos decorativos económicos.
  • utiliza objetos comunes: existen objetos comunes tales como equipos y muebles antiguos, botellas y hasta piedras que bien utilizados pueden desempeñar bien la función de decorar.
  • pega en las paredes material decorativo: pega en las paredes material decorativo tal como posters, afiches, papeles decorativos, vinilos decorativos, calcomanías o cintas de colores.
  • pinta las paredes con motivos decorativos: pinta las paredes con motivos decorativos tales como palabras, citas o algún dibujo relacionado con la temática de tu negocio.

No importa si vas a invertir mucho o poco dinero, al momento de decorar el local de tu negocio ten siempre presente el principio de toda buena decoración que es el de combinar elementos decorativos de una manera armoniosa capaz de proyectar el concepto o estilo del negocio.

5. Compra e instalación de maquinaria, equipos y mobiliario

Una vez que cuentas con un local para tu negocio y lo has decorado, el siguiente paso consiste en comprar e instalar la maquinaria, los equipos y el mobiliario necesarios para el funcionamiento de tu negocio.

compra e instalación de maquinaria, equipos y mobiliario

Para ahorrar en estos activos, y así poder reducir tu inversión, lo primero que deberías hacer es no adquirir las primeras máquinas, equipos o muebles que encuentres, sino tomarte tu tiempo, investigar el mercado y comparar bien precios, teniendo en cuenta que es común que una misma máquina, equipo o mueble que se vende en un lugar, se ofrezca en otro a un precio mucho menor.

Para buscar estos activos a buenos precios, podrías preguntarle a otros emprendedores o empresarios con experiencia en tu tipo de negocio dónde puedes encontrarlos, y/o acudir a Internet y, por ejemplo, buscar estos en Google o consultar por estos en foros especializados dirigidos a tu localidad.

Además de buscar y comparar precios, otros consejos parar ahorrar en la compra de la maquinaria, el equipo y el mobiliario para tu negocio que puedes considerar son:

  • alquilar en vez de comprar: alquilar en vez de comprar, por ejemplo, en el caso de las máquinas necesarias para producir tus productos, algunos muebles tales como mesas y sillas, o incluso la computadora en donde trabajarás.
  • comprar máquinas, equipos y muebles usados: comprar máquinas, equipos y muebles usados en algunos casos, siempre asegurándote de que tengan un buen funcionamiento y un buen aspecto en caso de que vayan a estar a la vista del público.
  • hacer convenios o canjes con proveedores: por ejemplo, si vas a montar un restaurante es probable que encuentres en tu localidad proveedores que abastecen a restaurantes con dispensadores de bebidas, mesas, sillas, servilleteros, vasos y portavasos, a cambio de que usen o vendan exclusivamente sus productos, o mantengan la publicidad incluida en dichos activos.
  • utilizar pocos muebles: por ejemplo, si vas a montar una tienda de ropa, podrías utilizar pocos escaparates y maniquíes, aunque siempre asegurándote de darle a tu local una buena decoración a pesar de contar con pocos muebles.

Si tu objetivo es reducir tus costos, al momento de comprar la maquinaria, el equipo y el mobiliario para tu negocio, además del precio, otro factor que deberías tomar en cuenta son los gastos que tendrías que realizar posterior a la compra, tales como gastos en repuestos o en mantenimiento, ya que, por ejemplo, si un equipo tiene un precio de venta menor que otro, pero un costo de mantenimiento mayor, al final podría resultarte más costoso.

6. Búsqueda y selección de proveedores

Otra inversión importante al momento de emprender un negocio son los insumos que se van a utilizar o los productos que se van a vender, por lo que para emprender un negocio con poco capital, deberías también asegurarte de buscar y seleccionar proveedores que te provean insumos o productos de buena calidad, pero a buenos precios.

búsqueda y selección de proveedores

Para buscar estos proveedores sin que ello te implique mayores costos, podrías pedirle a otros emprendedores o empresarios que conozcas que te recomienden sus proveedores o, en todo caso, que te digan dónde puedes encontrarlos, y/o acudir a Internet y, por ejemplo, buscar en Google, directorios de proveedores y páginas amarillas.

Y luego, para seleccionar los proveedores con los que vas a trabajar, debes tomar en cuenta la calidad de sus insumos o productos, y sus precios; pero también otros factores que también podrían ayudarte a reducir tu inversión o mantener tus costos bajos, tales como los siguientes:

  • facilidades de pago: si te piden pagar al contado o te dan la posibilidad de pagarles, por ejemplo, a 30 o 60 días.
  • plazos de entrega: el tiempo que transcurre desde que haces tus pedidos y te los entregan.
  • capacidad de abastecimiento: mientras mayor capacidad de abastecimiento tengan mayor seguridad tendrás de que podrán abastecerte con tus pedidos oportunamente.
  • garantías: las garantías que te ofrecen y la duración de estas.
  • descuentos: los descuentos que te ofrecen, por ejemplo, por volumen de compra o por pronto pago.
  • convenios o canjes: los convenios o canjes que te ofrecen, por ejemplo, para abastecerte con máquinas, equipos, muebles o enseres a cambio de que uses o vendas exclusivamente sus productos, o mantengas la publicidad colocada en dichos activos.

Un consejo en cuanto a la búsqueda y selección de proveedores es que siempre tengas a la mano los datos de contacto de varios proveedores, por si el proveedor con el que trabajas en algún momento no pueda darse abasto para cumplir con tus pedidos, o no pueda cumplir con el plazo de entrega que requieres.

7. Búsqueda y selección de personal

Una vez que has buscado y seleccionado a tus proveedores, el siguiente paso consiste en buscar y seleccionar el personal que tendrá tu negocio.

búsqueda y selección de personal

Para ello, lo primero que debes hacer es determinar las áreas que tendrá tu negocio, determinar los puestos que tendrá cada área, y definir el perfil que deberá cumplir una persona para que pueda postular a cada uno de los puestos.

Y luego, para buscar personas que cumplan con dicho perfil sin que ello te signifique mayores costos, podrías preguntarle a familiares, amigos o conocidos si conocen a alguna persona de confianza y capacitada que te puedan recomendar, y/o acudir a Internet y, por ejemplo, publicar un anuncio en sitios de empleo tales como Bumeran y CompuTrabajo, o en sitios de anuncios clasificados tales como OLX y Locanto.

Un consejo para reducir tus costos de personal es que contrates en lo posible trabajadores independientes o freelancers en vez de contratar trabajadores fijos, por ejemplo, en el caso del contador de tu negocio, o tu gestor de redes sociales o community manager.

Otro consejo para reducir tus costos iniciales es que consideres empezar por contratar vendedores a los cuales, en vez de pagarles un sueldo, les pagues comisiones de ventas (un porcentaje de la venta de los productos que realicen o de los pedidos que consigan).

8. Formalización del negocio

Existen personas que deciden no formalizar su negocio (constituirlo legalmente) con el fin de reducir costos, pero lo cierto es que si tú también decides hacer lo mismo, además de correr el riesgo de ser sancionado por no cumplir con la ley, entre otras desventajas, no podrás calificar como sujeto de crédito, ni podrás emitir comprobantes de pago.

formalización del negocio

Si consideras que formalizar un negocio es costoso, ten en cuenta que existen varios centros o instituciones dedicados a apoyar a emprendedores o pequeñas empresas que te pueden ayudar a realizar todos los trámites necesarios para formalizar tu negocio en poco tiempo y por un bajo costo, y que seguramente encontrarás en tu localidad.

Los pasos necesarios para formalizar o constituir legalmente un negocio varían de acuerdo al país en donde se encuentre, pero en general podríamos decir que son los siguientes:

  • determinar si el negocio será constituido bajo la forma de Persona Natural o Persona Jurídica.
  • elegir el tipo de empresa que será (por ejemplo, si será una E.I.R.L., una S.R.L., una S.A., etc.).
  • buscar el nombre que se quiere para el negocio en los Registros Públicos, y reservarlo.
  • elaborar la minuta de constitución, y elevarla a Escritura Pública.
  • inscribir la Escritura Pública en los Registros Públicos.
  • elegir el régimen tributario al cual se va a acoger para el pago de impuestos, y obtener el código de contribuyente.

Para realizar los trámites necesarios para formalizar tu negocio podrías también optar por pedirle al contador con el que vas a trabajar que te ayude con esta tarea.

9. Promoción del negocio

Una vez que has formalizado tu negocio ha llegado el momento de promocionarlo con el fin de conseguir tus primeros clientes.

promoción del negocio

Se suele pensar que para promocionar un negocio de manera efectiva se necesita una buena cantidad de dinero, pero lo cierto es que, sobre todo con el alcance que hoy en día tiene Internet, también es posible hacerlo con poco presupuesto.

Hoy en día, lo primero que hacen las personas cuando quieren comprar un producto es acudir a Internet a buscar información sobre este, saber dónde pueden comprarlo y comparar precios, por lo que lo primero también que deberías hacer para promocionar tu negocio de manera efectiva y con poco presupuesto, es crearle una página web.

Para crear una página web para tu negocio podrías utilizar alguna de las diferentes plataformas para crear páginas web que existen en Internet, las cuales te ayudan a crear una de manera sencilla y, en la mayoría de los casos, de manera gratuita; pero si no tienes el tiempo o la voluntad para aprender a crear tu página web a través de estas plataformas, podrías simplemente mandarla a crear a algún diseñador freelance.

Una vez que cuentas con una página web para tu negocio, para conseguirle rápidamente visitas, podrías hacerle algo de publicidad a través de programas publicitarios tales como Google Ads, el cual te permite hacer que tus anuncios aparezcan en los resultados de búsqueda de Google, y pagar solo por los clics que estos reciban.

Además de crear una página web y hacerle publicidad, otras formas de promocionar un negocio de manera efectiva y a bajo costo que puedes considerar son:

  • crear una página en Facebook: crear una página en Facebook en donde publiques con regularidad contenido de interés para tu púbico e interactúes con este, y a la que también podrías hacerle un poco de publicidad a través del propio programa publicitario de Facebook.
  • crear un canal en YouTube: crear un canal en YouTube para tu negocio en donde subas videos a través de los cuales lo promociones, y que a la vez sean capaces de generar una gran cantidad de reproducciones.
  • enviar correos electrónicos: enviar correos electrónicos en donde promociones tu negocio a personas que previamente te hayan brindado su dirección de correo electrónico.
  • hacer alianzas con otros negocios: hacer alianzas con otros negocios con tu mismo tipo de público objetivo, pero de un rubro diferente, a través de las cuales puedas aprovechar sus clientes.
  • repartir volantes o folletos: repartir volantes o folletos a las personas que transiten por el frente de tu local, por los alrededores de este, y/o en las zonas en donde frecuente tu púbico objetivo; o dejarlos debajo de las puertas de las casas cercanas.
  • repartir tarjetas de presentación: repartir tarjetas de presentación o de visita a tus clientes o a todas las personas que consideres clientes potenciales.
  • participar en ferias: participar en pequeñas ferias locales a las que acuda tu público objetivo.

Check Also

10 Negocios Para Emprender En 2019

Si una de tus metas en el 2019 es independizarte y dar el paso de ...

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
themekiller.com