Como pasar del emprendedor al empresario en 4 pasos

Mucho se habla de la capacidad que tenemos los latinoamericanos para emprender ideas de negocio, sin embargo, cuántas de ellas son realmente sostenibles en el tiempo.
LCones-578x240
Precisamente de eso, quiero hablarte hoy, porque no tendría sentido que dediques un gran esfuerzo a la concepción y materialización de la idea, y después, por no tomar en cuenta algunos detalles, no puedas darle continuidad y mucho menos sostenerla.
Ayer, leyendo un libro de PNL, me tope nuevamente con las etapas del aprendizaje humano y de inmediato se me “prendió el bombillo” y me dije, esto es algo que debemos saber todos los que estamos emprendiendo para que nuestra idea, se convierta en una empresa.
1. No somos conscientes de nada
Al iniciar un proyecto de emprendimiento, generalmente, no tenemos la menor idea de nada. Incluso, nuestra ingenuidad e inexperiencia nos hacen volar y alejarnos de la realidad. Yo recuerdo, cuando estaba planeando mi primer emprendimiento y solamente pensaba en el porcentaje de rentabilidad que nos íbamos a ganar, y peor aún, creía que eso iba a entrar directo a nuestro bolsillo, sin pensar en los impuestos, provisiones e inversiones que se requiere considerar en toda empresa.
2. Somos conscientes que no sabemos
Luego de algunos errores cometidos en el arranque de la idea, que nos hicieron perder dinero, clientes o tiempo; es hora de ser conscientes de que hay cosas que no sabemos. Por ejemplo, si toda la vida nos hemos dedicado a la Arquitectura, seguramente sabemos poco o nada de contabilidad, y pretender llevar una empresa como llevamos las finanzas personales no te va a funcionar para hacer crecer el negocio.
3. Somos conscientes que sabemos
En esta fase, ya hemos aprendido que hay áreas dentro de la empresa para las cuales, se requieren de expertos o debemos aprender. Considera el ejemplo del ítem anterior, donde el Arquitecto ahora aprendió de contabilidad, pero no es algo que haga de manera automática, todavía requiere preguntar, consultar los libros o revisar los balances anteriores.
4. Somos competentes inconscientes
Llegar aquí implica tiempo y dedicación continua, porque esta es la fase en que los empresarios, sin dedicarse a alguna área en particular de la empresa, tienen el control de todo. Este es el típico ejemplo del Contador que le nuestra el balance al dueño de la empresa y al verlo a simple vista, puede identificar que hay errores. Esto es lo que se conoce en el Aprendizaje, como Competencia Inconsciente y desarrollarla en cualquier ámbito es determinante para triunfar, porque para mí, es saber lo que tienes que hacer cuando lo tienes que hacer; y si quieres dejar de ser un emprendedor para convertirte en un empresario, tienes que trabajar en esto.

Check Also

Clave para trabajar con buen humor

A medida que la fuerza de trabajo adopta entornos de oficina flexibles, los principios ergonómicos ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

themekiller.com