¿Cómo comportarse en un almuerzo de trabajo?

Los almuerzos de trabajo son un espacio para sacar adelante los proyectos, hacer negocios, conseguir contactos y acercarse a las personas que pueden llegar a ser importantes para su vida profesional. El momento de comer siempre ha sido un espacio íntimo, las familias y las parejas usualmente organizan cenas cuando quieren compartir momentos especiales e importantes, es por eso que los almuerzos de trabajo tienen una atmósfera más entrañable que la de una sala de juntas.

Compartir un almuerzo con un cliente potencial, o un inversor, permite revelar mucho de usted y de sus hábitos, lo que termina siendo una ventaja si se logra una conexión personal con los invitados. Pero por otro lado, tenga en cuenta que participar de este tipo de eventos también lo hace más propenso a dar una mala impresión si hace algo que incomode.

Dar una buena impresión no consiste en tener etiqueta, ni los modales más refinados, basta con entender detalles simples que pueden ser muy fuertes a la hora de comunicarse con las personas. Recuerde que aún cuando el negocio o objetivo del almuerzo no se concrete, los participantes siempre van a llevarse una impresión suya, lo cual es un factor que puede determinar si lo vuelven a contactar o lo tienen en cuenta para planes futuros.

Si sigue estas recomendaciones tendrá más posibilidades de que las cosas le resulten como usted quiere mientras disfruta de una deliciosa comida:

Contrólese con las bebidas

Es una ocasión importante y usted debe estar tan lúcido como sea posible, si va a tomar alcohol pida una bebida que le permita tomarsela a lo largo de la comida, nunca se exceda. En caso de que la persona que está con usted no ordene una bebida alcohólica, lo mejor es que haga lo mismo, si por el contrario  esa persona ordena algo como un whisky,  siéntase libre de beber algo, si así lo desea, lo recomendable es pedir algo con menos alcohol que su compañero

Si usted es una persona que no consume alcohol,  por lo que decide pedir un juego, pero su invitado quiere beber y decidió ordenar un cóctel, esa persona podrá sentir que está haciendo algo mal. Una buena forma de hacerlo sentir cómodo con su elección, es que que usted le diga al mesero que luego va a pedir algo más fuerte, aunque ese trago no llegue su invitado estará más a gusto.

Siga el ritmo de su invitado

Lo importante es que coman al mismo tiempo, no puede haber alguien en silencio mientras espera que el otro termine de masticar y hable. Tampoco es bueno si una persona termina de comer y la otra  todavía tiene la mitad del plato lleno, así que lo mejor es que acompañe a la persona con las entradas, e incluso postres, que él desee.

Si tiene la oportunidad de conocer el menú de ante mano puede significar una ventaja, pues no va a pedir algo que no le guste y dejar la comida en el plato, o pedir algo incómodo de comer.  Trate de elegir algo sencillo y fácil de preparar, pues no seria bueno retrasar las cosas porque su plato aún no está listo.

“Es aconsejable preguntarle a la otra persona que le puede recomendar, dar bocados cortos para pasar rápido y poder hablar. Tambien no pedir lo más caro sino algo intermedio” recomienda Nicolás Jaramillo Mora,  Manager – Sales & Marketing Division de la empresa e Michael Page, especializada  asesoramiento en selección de personal

Llegue temprano

Esté en el lugar aunque sea 10 minutos antes, así podrá ir al baño antes, conocer el menú, ubicarse en un buen puesto y además dar una buena impresión. No importa si es el único que ha llegado, si ese es el caso espere en la mesa a los demás.

Apague su teléfono celular

No hay algo tan incómodo como una persona a la cual le suena el teléfono durante toda la comida, y peor aún si esa persona decide interrumpir las cosas para contestar. Al encargarse de otro asunto durante la comida, va a tener la atención dividida y no dar la mejor impresión. En caso de que usted esté esperando una llamada importante, hágaselo saber a todos tan pronto se siente en la mesa.

Si solo está con un acompañante, y esa persona toma una llamada, debe permitirlo sin mostrar ninguna señal de inconformidad, es recomendable que en ese momento vaya al baño para que su invitado tenga la privacidad que necesita.

Los asuntos

Si tiene un anuncio importante que hacer, como lo es una propuesta directa de trabajo o negocio, hágalo en el momento adecuado, nunca inicie con la oferta tan pronto se sienten en la mesa. Disfrute primero de una conversación, así logra tener la atención y disposición de la otra persona, hable de  hable de hobbies, cotidianidad, deportes.

No trate temas controversiales, ni nada muy personal si no conoce a la persona muy bien, tampoco inicie con los asuntos de negocios hasta que todos hayan ordenado. No olvide que es importante que tratar bien a los meseros y al personal del lugar, pues las personas van a querer hacer negocios con alguien que respete a todos.

Consejos si se es el anfitrión

Hable de antemano con las personas del restaurante, lo ideal es cuadrar un menú sencillo y ágil para todos. Arregle los costos desde antes, pues puede resultar incómodo si a los invitados les llega una factura de cobro.

Después de la reunión es bueno enviar un correo agradeciéndole el tiempo a los asistentes, el tono tiene que ser muy sutil, pues nadie querrá sentirse en deuda con usted. Por último, en los almuerzos de trabajo no existe la reciprocidad, pero si las cosas salen bien usted siempre ganará, ya que los invitados van a considerar sus propuestas o potenciar la relación.

Check Also

Habilidades de negociación que tienen los empresarios exitosos

Una de dos empresas en Colombia no sobreviven al primer año de existencia y mucho ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

themekiller.com