Errores financieros que te afectarán al cumplir 30

Si tienes o estás cerca de los 30 años, probablemente pasaste tus 20 terminando la universidad, buscando trabajo, arriesgándote, haciendo conexiones y divirtiéndote. Ahora que estás en los 30, te estás moviendo hacia un reino diferente. Es tiempo de establecer tu carrera y comenzar a subir la escalera corporativa, o tal vez sea momento de salir a forjar tu propio camino como un millonario. O puedes estar pensando también en construir tu vida junto a una pareja, tener hijos y planear tu futuro a largo plazo.

Este es el período en el que las trampas del dinero terminan por marchitar las finanzas de muchas personas durante años o incluso décadas. Con tantas cosas pasando en el trabajo y tu vida personal, resulta fácil enfocarte en el aquí y ahora, y dejar de lado tus futuras metas financieras. Este artículo te servirá como mapa para ayudarte a evitar gastos innecesarios de dinero.

Evita estos 10 errores durante tus 30 y estarás preparado para la libertad financiera en tus 40 y más allá.

1. Tener deudas en tu tarjeta de crédito

Las tarjetas de crédito pueden parecer una solución cuando necesitas un poco de ayuda para llegar a tu próximo pago o ser una herramienta útil para ayudarte a establecer un historial crediticio y ganar puntos, recompensas o para realizar compras en línea. Pero estas compañías ven tus errores financieros, llamémosles: compras impulsivas, cosas que realmente no necesitas.

Si no pagas tus tarjetas, o peor, si solamente realizas el pago mínimo, terminarás sufriendo las consecuencias. Las tarjetas de crédito son infames en cuestión de honorarios, tasas de interés y reglas ocultas que vienen en letra pequeña. Será difícil ponerte al día una vez que te atrases.

2. Tener una sola fuente de ingresos

La mayoría de nosotros consideramos al empleo como una relación. Somos fieles a un sólo patrón. Dedicamos todo nuestro tiempo y esfuerzo a establecernos en nuestro primer lugar de trabajo y evitamos todo lo demás. Pero cuando se trata de ganar dinero, es bueno tener algo extra.

De hecho, tener otra entrada de dinero te dará un respaldo en caso de que algo suceda con tu empleo. Piensa en esto como una oportunidad para ampliar tus intereses y explorar diferentes áreas. Existen muchas maneras de tener una segunda carrera o empresa y generar dinero extra. Tener más de una fuente de ingresos significa más dinero para invertir y ahorrar para futuros proyectos.

3. No tener un plan financiero cuando te mudas a vivir con tu pareja

No es ninguna sorpresa que ahora la gente espere para casarse y las personas prefieran vivir juntas antes del matrimonio. Todo suena maravilloso hasta que tienes que decidir cómo dividir las cuentas.

Uno de los mayores errores que se puede cometer antes de fusionar tu vida con otra persona, es no tener una discusión honesta y abierta sobre las finanzas: el presupuesto, la deuda y los hábitos de los gastos. Puede ser incómodo tener esta conversación, pero es importante que entiendan dónde está cada uno financieramente y cómo es que sus hábitos monetarios pueden diferir.

Estar en la misma página te ayudará a mantener las preocupaciones de dinero lejos de tu relación.

4. Planea tu vejez

Puede ser difícil enfocarte en tu jubilación cuando aun está tan lejos, pero tus 20 y 30 son la mejor época para comenzar a cultivar tu nido. Ya sea por parte de tu trabajo o por fuera busca las herramientas necesarias que te ayuden a formar un ahorro para que pases una jubilación digna.

Cuanto antes mejor, así podrás disfrutar en un futuro de  esa maravillosa ventaja. Esta es la manera más efectiva de hacer que tu dinero te funcione. Considera esto: si durante los 25 y 35 años de edad inviertes $1,000 al año, con una tasa de interés del 7 por ciento, esta inversión de $10.000 te hará ganar casi $113,000 para el momento en que tengas 65 años… No está mal, ¿verdad?

5. ¿Pagas renta?

Puedes imaginar lo increíble que será tu vida cuando tengas ese apartamento con vista al río. O lo ostentoso que se sentiría vivir en la colonia de moda. Una de cada tres personas comete este error y gasta más del 30% de sus ingresos en una renta.

Piénsalo de la siguiente manera: si tienes $1,000 de ingresos pero inviertes la mitad en una casa, solo tienes alrededor de $33 al día para pagar el resto de tus gastos, sin contar los ahorros para tus próximas compras o inversiones. No caigas en esta trampa, te hará gastar el dinero que podrías estar invirtiendo en otro lado y te dejará corto para cubrir tus gastos.

6. No prepararse para lo peor

Puede que ahora te sientas invencible, pero en algún momento puedes enfermarte o lastimarte. 1 de cada 4 de las personas que hoy tienen 20 años quedará incapacitado por un período de tiempo antes de llegar a la edad de 67. La mayoría de las personas no tienen ahorros suficientes para cubrir esos meses, y mucho menos pueden trabajar.

Puedes protegerte mediante la compra de un seguro de incapacidad a largo plazo, lo que te ayudará a cubrir tus gastos mientras estás incapacitado para poder enfocarte en la recuperación. Piensa en esto como la protección contra la necesidad de retirar tus inversiones o acabar tus ahorros que tanto trabajo te costó acumular.

7. Compra un seguro de vida

No te confíes, con el tiempo de una manera u otra todos vamos a morir. Aquí está el recordatorio que te dice que no hay tiempo para hacer planes como el presente. Esto incluye tener la voluntad de comprar un seguro de vida.

Una regla importante: mientras más joven seas, más barato será comprar una póliza de seguro de vida. Cuanto más saludable estés más barato y más fácil será obtener cobertura. Aprovecha esto a tu favor. Recuerda que las personas que amas serán atendidas incluso en las peores circunstancias.

8. Ahorra, ahorra, ahorra

Mientras estás ocupado cubriendo los fondos de tus cuentas de jubilación, no olvides guardar dinero para futuros gastos. Seguro algún día te gustaría tener una casa, comprar un coche nuevo, hacer un viaje alrededor del mundo o asegurar la educación de tus hijos. Estos objetivos traen consigo una fuerte inversión de dinero, lo que podría traerte muchas deudas.

Prevenir es el mejor camino además te ayudará a reducir el estrés causado por las finanzas. Configura varias cuentas de ahorros que destinen tu dinero para compras específicas. Intenta que tu dinero se maneje a través de transferencias automáticas para que no se pierda.

9. Darle todo a tus hijos

En algún momento de la vida, puedes estar en la cumbre de la felicidad debido a una persona minúscula por la cual estás dispuesto a hacer cualquier cosa para darle seguridad y felicidad. Eso incluye, para muchas personas darles absolutamente todo, desde juguetes y muebles de primera, hasta ropa de marca.

Precaución: revisa tus gastos antes de que tu dinero desaparezca en una montaña de juguetes, gadgets y accesorios para bebés. ¿Tu bebé realmente necesita ese cochecito de lujo? O ¿sería más útil usar ese dinero a largo plazo para pagar las deudas o usarlo en un fondo de inversión o cuenta de ahorros? No permitas que las emociones gobiernen tus compras.

10. Esperar un nivel de vida más allá de tu alcance.

No importa la edad, es fácil codiciar lo que otros tienen. Muchos de nosotros hemos quedado atrapados en “mantenerse al día” tal como lo hacen los otros. Pero este juego no es sustentable y nos da como resultado una felicidad a largo plazo. Tratar de vivir con los estándares de otra persona no te va a llevar a ninguna parte.

Otra expectativa es tratar de vivir como tus padres. Recuerda que ellos han pasado décadas acumulando su riqueza. Llegarás a ese punto si mantienes tus expectativas en jaque y no gastas más de lo que debes.

Check Also

Cosas que debe tener en cuenta antes de invertir en bitcoin

l bitcoin se dispara y llega a $7.361 dólares la unidad; aunque parece dar una ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

themekiller.com