Errores que te hacen fracasar en el trabajo

Errores que te hacen fracasar en el trabajo. Trabajar como empleada, profesional o empresaria implica desarrollar una serie de habilidades interpersonales, entre las cuales la capacidad de comunicarte es fundamental. Se llama comunicación efectiva a aquel proceso de trasmisión de información que se produce entre dos o más personas, donde un emisor busca lograr un objetivo y obtiene el resultado deseado.

size1_54868_Comunicacion-trabajo-Foto-Thinkstockphotos_MUJIMA20140507_0008_36

En tu trabajo pueden pasar diversas situaciones que requieren de tu capacidad para comunicarte eficazmente. Por ejemplo:

* Ejercés el liderazgo de un grupo de personas y necesitás comunicar los objetivos a alcanzar. 

* Sos empleada y precisás comunicar a tu jefe y compañeros lo que pensás y sentís respecto a determinada situación laboral.

* Sos profesional autónoma y deseás comunicar a tus clientes las pautas de tu servicio, dentro de las cuales se encuentran tus honorarios.

* Sos parte de un equipo de trabajo y necesitás comunicar tus ideas de una manera clara, agradable y adecuada, con el fin de ser escuchada y tomada en cuenta.

Los errores más comunes

La realidad muestra que miles de mujeres manifiestan dificultades para comunicarse eficazmente e incurren en errores en su forma de expresarse y escuchar. La comunicación tóxica es aquella generada entre dos o más partes, que genera conflictos, tensiones, peleas, discusiones y falta de resultados esperables en el trabajo. Cuando en un equipo, oficina o empresa impera la comunicación tóxica, se produce una disminución importante en el rendimiento laboral, la productividad y la satisfacción de las personas que trabajan.

La comunicación tóxica laboral se produce cuando incurrimos en los siguientes errores comunicacionales:

1 – Compulsión a interrumpir. Cuando tenemos dificultades para escuchar al otro, podemos incurrir en el error de interrumpir la expresión de ideas, opiniones o puntos de vista. El resultado de esto será la irritación, el enojo y la molestia en nuestros empleados, colegas o clientes, lo que perjudica notablemente nuestra actividad comercial.

2 – Falta de interés interpersonal. Muchas de las relaciones laborales eficientes y productivas están basadas en la capacidad de escuchar e interesarnos por los demás. Cuando no manifestamos interés en querer conocer a nuestros colegas, jefes o empleados y nos encerramos en nuestro mundo podemos generar una atmósfera de apatía, desinterés y rechazo que nos juegue en contra. Las personas, en su mayoría, prefieren trabajar con aquellas que se muestran receptivas y deseosas de escuchar y conocer respetuosamente a otros.

3 – Minimizar al otro. Una tendencia comunicacional tóxica es aquella en la que minimizamos los sentimientos y opiniones de otros. Cuando tendemos a rebajar o quitar importancia a sentimientos que nos pueden manifestar dentro del trabajo podemos crear un ambiente cargado de rabia, resentimiento e injusticia. Aquellos jefes que minimizan a sus empleados están generando potenciales conflictos productivos y legales que atentan significativamente contra su empresa y actividad comercial.

4 – Síndrome del consejero vitalicio. No existe nada más molesto dentro de una empresa que aquellas personas que se colocan en una postura rígida de consultores sabios y nos dan consejos sin escuchar realmente lo que precisamos. Los consejeros vitalicios son aquellos que brindan consejos que no son solicitados, manifestando dificultades para escuchar e intercambiar opiniones. Sus resultados a menudo son negativos, ya que la gente los percibe arrogantes, rígidos y poco abiertos a bajarse de su pedestal.

5 – Síndrome del juez intachable. Consiste en juzgar a las personas, empleados o clientes cada vez que nos comparten algo íntimo o personal. Las personas que incurren en este error, suelen ser evitadas, rechazadas o despedidas ya que obstaculizan ambientes laborales de confianza, cooperación e intercambio.

6 – Evitar conflictos. Cuando tememos expresar lo que pensamos, sentimos o queremos lograr dentro del trabajo, por miedo a disgustar, enojar o ser castigados por otros nos exponemos a padecer posibles trastornos psicosomáticos. Por otra parte, estamos quitando a otros la oportunidad que se beneficien de nuestras opiniones, ideas y pensamientos.

¿Cometés algunos de estos errores comunicacionales dentro de tu trabajo? ¿Qué resultados obtenés? Quizás no los cometas, pero los estás padeciendo de otros hacia tu persona. Reconocer estos errores en nuestra forma de comunicarnos es el primer paso para desactivar relaciones laborales tóxicas y, por ende, experimentar bienestar, potencia y logros económicos.

Check Also

Consejos para liderar equipos de trabajo

Según vamos creciendo en nuestra vida profesional nos vamos encontrando con nuevos retos. Muchos de ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

themekiller.com