La mentira que más afecta tus finanzas personales

El mal hábito de prometerse cosas en cuanto al manejo de su bolsillo debe terminar lo más pronto. El aspecto financiero puede dar muchas vueltas a lo largo de la vida de todas las personas. No siempre las cosas van a ir viento en popa y habrá que tomar decisiones difíciles; tanto en tiempos malos como buenos, lo mejor que puede hacer es ser honesto consigo mismo.

Decir que empezará a ahorrar pero a los pocos días intentar comprar algo fuera del presupuesto; dejar una tarjeta de crédito, pero utilizar la otra; retirar dinero para comprar una cosa y terminar adquiriendo el triple, y muchos otros “truquitos” que hacemos para intentar engañarnos a nosotros mismos”, señala la página.

Un error muy conocido y en el que más incurren los colombianos en cuanto a su presupuesto, es el de pedir prestado dinero para hacer algo que al final no cumplirá. El artículo hace referencia a los préstamos de libre inversión que se solicitan para pagar una deuda, pero que una vez llega el dinero a la cuenta de ahorros, empieza la tentación de gastarlo en otras cosas como: salidas a comer, vestuario, un paseo, celulares, consolas de video y cuanta cosa se antoja y que esté al alcance. Incluso deciden utilizarlo para alguna idea de negocio que da vueltas en la cabeza.

“Por más que esto pueda parecer insignificante, si no aprende a controlarse y mantener su palabra financiera, puede que termine metido en graves problemas. La falta de honestidad consigo mismo afecta directamente sus finanzas, pues no le permite tomar decisiones reales”, afirma Comparabien.com.co.

Entonces, ¿cómo combatirla? Haga un plan, empiece con acciones pequeñas y cúmplalas. Ya sea ahorrar unos cuantos pesos o dejar de comprar algo, lo importante es que las lleve a cabo, y así podrá acostumbrarse a retos más grandes. Mientras más pronto empiece a ser sincero sobre sus necesidades y retos financieros, mejores resultados obtendrá.

¿Cómo hacer un presupuesto?

Este 2017 realiza un ejercicio personal. Elabore un presupuesto y aférrese a él. Una manera muy práctica es fijándose una meta de ahorro cada semana. Empiece por $10.000 diarios. A los siete días tendrá $70.000. Trate de incrementar a $15.000 a la segunda semana y llegará a los $105.000. Intente llegar a $20.000 diarios a la tercera semana y así a los $25.000 en la última semana del mes. Verá que tendrá un efecto directo en el manejo de su dinero.

Si esa alternativa no es la más viable, busque la forma de hacer un ahorro, con base en la siguiente meta:

  1. Un 40% de su ingreso, destínelo a las deudas con los bancos: tarjetas de crédito, préstamos, hipoteca.
  2. Un 40% a sus gastos regulares: comida, arriendo, pago de servicios, celulares.
  3. Un 10% para salidas ocasionales: Cine, ir a comer, etc.
  4. Un 10% al ahorro.

Recuerde, intente hacer las cosas paso a paso, o la abstinencia terminará por arrollarlo y volverá a los mismos malos hábitos. Termine de una buena vez por eliminar de su mente aquello de ‘voy a empezar a ahorrar esta vez en serio” y se dará cuenta que mejorarán sus finanzas personales.

Check Also

Porque son necesarios los Sistema de Gestión Empresariales hoy en dia

En la actualidad es casi imposible que una PYME sobreviva sin llevar un buen sistema ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

themekiller.com