Los 10 Tipos de Liderazgo que existen ¿Cuál es tu estilo?

Dentro de la organización hay personas responsables de conseguir los distintos objetivos, dedicando a ello tanto su tiempo como su esfuerzo. En todo este ámbito aparecen distintos tipos de líderes, con diversas funciones y características. Cada clase tiene sus ventajas y desventajas, pros y contras.

Group of business people. Isolated over white background

Dentro de la organización hay personas responsables de conseguir los distintos objetivos, dedicando a ello tanto su tiempo como su esfuerzo. En todo este ámbito aparecen distintos tipos de líderes, con diversas funciones y características. Cada clase tiene sus ventajas y desventajas, pros y contras.

En algunas ocasiones el liderazgo dentro de una organización se determina por el propio puesto desempeñado en la misma.

Por ejemplo, los que ocupan los puestos directivos o de mayor responsabilidad son quienes desempeñan las funciones de dirigir, motivar o supervisar a los empleados o subordinados.

Pero eso no siempre es así. En otras ocasiones, los líderes aparecen informalmente e influyen de este modo en otros miembros que forman parte de la  organización.

¿Qué es el liderazgo?

El liderazgo ha acumulado muchos datos empíricos a lo largo del tiempo. Sin embargo, no se ha logrado alcanzar un consenso entre todos los autores que lo han investigado.

A pesar de ello, continúa siendo un tema importante dentro de la psicología social y en el trabajo en las organizaciones.

Se puede entender el liderazgo de distintas maneras. No obstante, en las organizaciones se han otorgado distintos significados según la orientación, concretamente tres:

  1. En primer lugar, liderazgo como atributo de una posición en la organización.
  2. Como rasgo, según la característica de la propia persona.
  3. Como conducta, según la manera en la que actúa la persona.

Según la influencia que ejerce el líder, podemos establecer la interacción de tres variables: el propio líder, con sus características personales, los seguidores, que tienen también unas características personas y el contexto donde se enmarca la relación.

Podríamos definir el liderazgo como la manera en la que se influye en los empleados para que, voluntariamente, persigan los objetivos de la organización.

Lenguaje-corporal-negocio-578x240

Los 10 tipos de liderazgo

1. Liderazgo autocrático o autoritario

Uno de los tipos de liderazgo que pueden darse dentro de la organización es el liderazgo autocrático o autoritario. Este tipo de líder tiene centralizada la autoridad, limitando la participación de los subordinados y tomando las decisiones unilateralmente.

Además, espera obediencia de sus subordinados y ejerce el poder sobre ellos a través de recompensas y castigos. El líder autocrático, dado que toma decisiones y ostenta el poder de manera unilateral, es quien decide todos los aspectos de la organización

2. Liderazgo democrático o participativo

En el liderazgo democrático, el líder sí que tiende a involucrar a los subordinados en la toma de decisiones. Además, es él quien los alienta a que participen a la hora de decidir acerca de los procedimientos, objetivos, metas de trabajo, etc. Sin embargo, debemos destacar que es él quien toma también la última decisión o quien tiene la última palabra en la misma. Ello no quiere decir que tome las decisiones unilateralmente o sin tener en cuenta al resto del equipo.

De este modo, tiende a invitar a los demás a que participen de la toma de decisiones, lo que hace que los miembros desarrollen sus capacidades y habilidades, se sientan parte del equipo y estén más satisfechos en el trabajo. Al sentirse parte del grupo, los miembros del equipo trabajan más duro. Es un tipo de liderazgo que, al tomar en cuenta a todos los miembros, puede llevar más tiempo, sin embargo, se logran grandes resultados.

El líder participativo quiere crear un grupo donde los individuos se sientan parte del mismo, se sientan valorados y todo ello les motive al trabajo dentro del grupo. Si es necesario un trabajo en equipo y se necesita la calidad por encima de todo, este es un estilo ideal. El líder participativo utiliza la consulta a los miembros del equipo a la hora de delegar. Ello no significa que delegue las decisiones en otros, pero sí que escucha otras ideas y en la medida en que es posible, acepta contribuciones ajenas.

3. Liderazgo liberal o laissez-faire

Este tipo de líder es el que ofrece libertad absoluta a la hora de actuar a los integrantes de la organización, de modo que se mantiene al margen y no interviene. En este tipo de liderazgo, el líder deja a los miembros del grupo que trabajen libremente sin rendir cuentas.

Puede resultar efectivo cuando los propios miembros del equipo tienen mucha experiencia o por ejemplo tienen mucha iniciativa a la hora de llevar proyectos adelante. El líder liberal, a diferencia del participativo, sí que delega las decisiones en los subordinados, quienes asumen la responsabilidad.

Mandamientos para ser un buen jefe

4. Liderazgo burocrático

El liderazgo burocrático es aquel que se asegura de que sus operarios o subordinados sigan al pie de la letra las reglas marcadas. Esta clase de liderazgo es apropiado en algunas circunstancias. Por ejemplo, cuando en el trabajo encontramos riesgos de seguridad.

El líder se asegura de que todo lo que hacen es preciso y necesario. Podríamos decir que el líder burocrático tiene una “hoja de actuación” bajo la que se rige en el trabajo. Siguiéndola, no tiene en cuenta nada diferente y no pueden cambiarse las cosas, debiéndose hacer de la forma marcada. Cuando surgen cosas no contempladas, el líder burocrático tendrá preparada de antemano la solución.

No es un líder empático, no le preocupa la motivación de los miembros de su equipo ni tampoco el desarrollo personal de éstos. Como ya hemos comentado, podría ser útil en aquellos casos en los que el trabajo es peligroso y este tipo de liderazgo puede reportar ciertos beneficios.

5. Liderazgo carismático

Los líderes carismáticos inspiran a sus subordinados o equipos. Sin embargo, presenta algunos problemas. Por ejemplo, este tipo de líder tiende a confiar en sí mismo por encima de los miembros de su equipo, de modo que el éxito parece estar marcado por la presencia del líder.

Es algo comprometido porque, de abandonar el líder el grupo, los proyectos o la propia empresa podrían verse afectados. Es un líder “innato” que atrae a las personas, que genera entusiasmo y satisfacción en los miembros, tanto que puede llegar a ser la persona sin la que las cosas no salgan adelante.

6. Liderazgo natural

El líder natural es aquel que no ha sido reconocido de manera oficial o formal, es el líder que ha sido elegido por el grupo. El líder natural es aquel que ‘lidera” en cualquier nivel de la organización y satisface las necesidades del propio grupo. Es una manera de liderazgo tipo democrático.

Suelen ser líderes comunicativos, que motivan y satisfacen las necesidades de los miembros de su equipo.Es un líder sin imposiciones, a diferencia del líder autoritario, y las decisiones se llevan a cabo bajo la participación el consentimiento de los miembros del grupo.

El líder natural se entiende según diversos criterios, como son: la espontaneidad, la naturalidad, la medicación la cualidad y la influencia.El líder natural surge de manera espontánea en un grupo para poder mejorar y aunar los esfuerzos del grupo. Algunos autores consideran que el líder natural dentro de un grupo es la persona que tiene mejores aptitudes y que acaba tomando las decisiones de todo el grupo.

Lo característico del líder natural es que ejerce una influencia en todo el grupo de manera informal; así, puede darse en cualquiera de las personas que forman parte de éste.

El líder natural es una persona que comprende al resto del grupo, conoce los objetivos, las fortalezas y los puntos débiles de sus miembros y desarrolla una habilidad interpersonal y de comunicación con éstos. El líder natural se encuentra en diferentes grupos de manera cotidiana, entre los que destacamos: el liderazgo natural en el trabajo, en el hogar o en la esfera espiritual.

7. Liderazgo orientado a las personas o las relaciones

El líder que está orientado a las personas se centran en organizar, apoyar y desarrollar personalmente a los miembros que forman parte de su equipo.

Los líderes orientados a las personas son más participativos, suelen fomentar su participación y los tienen en cuenta. Se inició como una dimensión de liderazgo opuesta al liderazgo orientado a la tarea. Sin embargo, podemos encontrar líderes que se encuentren orientados tanto a las personas o las relaciones como a las tareas.

El líder orientado a las personas tiene en cuenta los sentimientos de los subordinados, los ayuda en sus problemas personales y es amistoso y cercano. Se trata de un líder centrado en la generación de respeto y confianza mutua y se interesa por las necesidades y deseos de los miembros de su grupo.

Es la creación de respeto y confianza por los seguidores. Esta dimensión fue denominada por primera vez como “consideración” y también fue llamado como “líder socioemocional” por Bales (1949). Los miembros de grupos con un líder orientado a las personas suelen ser trabajadores más satisfechos, que faltan menos al trabajo, es decir, presentan menor absentismo laboral y además también producen menos quejas en el trabajo.

Otros estudios, como los de la Universidad de Michigan, denominaron a esta categoría “líderes centrados en el empleado”. Y Blake y Mouton (Malla Gerencial) lo denominaron “interés por las personas”.

8. Liderazgo orientado a la tarea

Los líderes orientados a las tareas se centran en la propia tarea, en que se alcancen los objetivos y el trabajo esté bien hecho. En ocasiones, si el líder se centra exclusivamente en la tarea y descuida la orientación a las personas o las relaciones puede tender a ser autocrático o autoritario.

Es un tipo de liderazgo que se enfoca a definir cuáles son los objetivos, las metas, los roles necesarios para poder alcanzarlo y ordena, planifica, organiza y controla para poder alcanzar dichos objetivos. Son líderes que no se centran en el bienestar y satisfacción de los miembros de sus equipos, dado que lo que importa es la productividad y el alcance de los objetivos. No se centran en la motivación de los miembros del equipo.

El líder centrado en la tarea facilita las interacciones de los miembros del grupo para que obtengan la meta propuesta, se ocupa de definir las tareas necesarias. Es el encargado de una vez definidas, asignaras por tareas concretas y establecer también los plazos en que deben cumplirse.

Este tipo de dimensión se denominó por primera vez “iniciación de estructura” y también fue llamado por Bales (1949) como “líder facilitador de tareas”. Los distintos estudios han encontrado que tanto los líderes orientados a las personas como los orientados a la tarea muestran efectividad.

Sin embargo, algunos estudios consideran que el mejor liderazgo es el que se encuentra tanto orientado a la tarea como a las personas o relaciones. Los estudios de Michigan denominaron a estos líderes “líderes centrados en la producción”, y concluyeron que la otra dimensión, los que se centran en el empleado, obtienen mejores resultados.

Blake y Mouton (Malla gerencial) los denominan “líderes interesados en la producción” y para ellos el líder óptimo sería el que se centra en ambas variables. Realmente el líder orientado a la tarea se encarga de organizar y definir qué deben hacer los miembros del grupo para poder optimizar los resultados.

Para ello, podemos encontrar cuatro estilos de liderazgo:

a) El líder con estructura baja y consideración alta: se orientará a las personas fundamentalmente.

b) El líder con estructura alta y consideración alta: se orientará a las personas y a la tarea.

c) El líder con estructura baja y consideración baja: no se orientará a las personas y tampoco a la tarea.

d) Líder con estructura alta y consideración baja: se centrará en la tarea y no en las personas.

Los estudios sobre qué tipo de líder sería el mejor han sido contradictorios. Algunos investigadores han argumentado que el líder adecuado es el que se orienta tanto a la tarea como a los empleados.

Algunos investigadores concluyen que el estilo óptimo dependería de las circunstancias. Blake y Mourton denominan que el mejor líder es el que ellos llaman “9.9”, orientado tanto a las personas como a la tarea.

empresas

9. Liderazgo transaccional

Este tipo de líder implica que sus subordinados o miembros de su equipo lo obedezcan. Ellos reciben un pago a cambio del esfuerzo y las tareas que realiza y que le son otorgadas por el líder. Todo ello implica que el líder es quien dirige y que puede castigar a aquellos que no realicen el trabajo de la manera deseada.

Son aquellos líderes que se aseguran de que el trabajo se lleva a cabo de la manera apropiada. Para ello, se aseguran de que los miembros del grupo cumplan con las tareas propuestas a través de incentivos externos, esto es, de premios y de castigos.

No pretenden cambiar las cosas, buscan más bien la estabilidad. Establecen unas metas u objetivos que comunican a los subordinados, a quienes les especifican también las recompensas y los castigos derivados de su trabajo.

Es el modo en el que retroalimentan a sus subordinados por el trabajo que realizan. Es un tipo de liderazgo óptimo cuando se quiere alcanzar un determinado objetivo de una manera específica.

Se centran en la eficiencia de una actividad, de ahí que sea apropiado en situaciones en los que los procedimientos ya están establecidos y no se buscan cambios. Este tipo de liderazgo busca ser una motivación extrínseca para los empleados. Son líderes que aceptan la estructura y la cultura propia de la organización en la que se desenvuelven y suelen estar orientados a la tarea. Suelen ser líderes más pasivos que por ejemplo los transformacionales, los siguientes que nombrados, que suele caracterizarse por tener un estilo de liderazgo más proactivo.

Las dos características básicas del liderazgo transaccional son:

– El líder recompensa de manera contingente a sus subordinados elogiándolos por el buen trabajo.

– El líder únicamente interviene cuando las cosas van mal, es decir, interviene de manera excepcional.

10. Liderazgo transformacional

El liderazgo transformacional son considerados los auténticos líderes, el líder por excelencia. El líder transformacional es aquel que motiva e inspira a los miembros permanentemente, son entusiastas y así lo transmiten. Buscan nuevas iniciativas y aportan valor.

Puede ser el pilar fundamental dentro de todos los estilos de líder. Es similar en algunas características al líder carismático, dado que transmite valor, confianza y entusiasmo a los miembros de su equipo. Sin embargo, a diferencia, el líder transformacional pone por encima de su beneficio personal el del grupo.

Es un líder que cumple con los objetivos que se ha marcado la organización, pero en vez de quedarse ahí propone nuevas ideas a todo lo ya alcanzado. El líder transformacional no busca la estabilidad sino el cambio, implementa nuevas ideas. Promueve en sus seguidores la estimulación, promoviendo nuevas ideas creativas e innovadoras a la hora de resolver problemas.

Son líderes capaces de cambiar una organización, así como las expectativas y motivaciones de los miembros que la conforman. En este tipo de liderazgo tanto el líder como los seguidores trabajan juntos en un estadio superior (el grupo por encima del individuo).

Este tipo de líder es respetado y se ha ganado la confianza y la admiración de los miembros, dado que les anima a hacer las cosas de modos distintos, a buscar nuevas oportunidades. Utiliza la comunicación abierta, de manera individual y colectiva, con todos sus miembros, compartiendo así nuevas ideas.

Las características del líder transformacional podrían resumirse en las siguientes:

– Son líderes con carisma. Sus seguidores se identifican con ellos y pretenden imitarlos. Pesan mucho los aspectos emocionales en su relación, porque son líderes muy optimistas y entusiastas.

– El líder los estimula a través de altas expectativas y animándolos a que exploren sus puntos de vista para alcanzar soluciones innovadoras.

– Son líderes que motivan e inspiran confianza.

– Son líderes que muestran consideración individual en sus seguidores estableciendo relaciones personales en función de las necesidades de cada uno.

Check Also

Porque son necesarios los Sistema de Gestión Empresariales hoy en dia

En la actualidad es casi imposible que una PYME sobreviva sin llevar un buen sistema ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

themekiller.com