Preguntas de finanzas que debes hacerle a tu pareja antes casarte con tu pareja

Cuando una pareja decide contraer matrimonio o estar en unión libre generalmente está dándole un sí al amor, pero hay muchas otras condiciones que llegan con el compromiso y en las que es conveniente reparar, preferiblemente más temprano que tarde. ¿Cómo cuáles? Las finanzas, por ejemplo, un tema poco romántico pero esencial. Sobre todo en países como República Dominicana, donde el régimen matrimonial más común es la comunidad de bienes, haya o no un documento civil que exprese la unión. Leyó bien: en las uniones legales la comunidad de bienes es el régimen correspondiente por defecto y en las uniones libres aplica uno prácticamente igual. Esto significa que, al unirnos con nuestra pareja, compartimos bienes y deudas.

A continuación sugerimos algunos de los principales aspectos a tratar. Lo advertimos: para muchos pueden ser conversaciones incómodas. Aquí aportamos ideas los tema a tratar, para determinar el cómo debe analizar su situación particular y hallar el modo más prudente de introducir el tema.

Acotamos que es importante tener conversaciones sinceras. En materia financiera, las mentiras y las omisiones son muy frecuentes en las parejas. En 2016 una encuesta realizada por Argentarium hallo que 7 de cada 10 lectores reconocían que habían mentido u ocultado a su pareja información sobre su situación financiera, asociada a sus ahorros, sus hábitos de consumo, sus ingresos, su nivel de deudas, etc.

1-¿Tienes deudas? ¿A cuánto ascienden? ¿En cuáles condiciones?

Esta pregunta es importante porque ayuda a la pareja a planificarse en el corto, mediano y largo plazo. Si ella o él tiene deudas a largo plazo que comprometen una proporción importante de su ingreso, es algo que deben tomar en cuenta al planificar desde los gastos de boda y luna de miel, en caso de que los tengan, hasta los pagos de servicios y otros gastos de la vivienda que van a compartir.

2-¿Has tenido problemas manejando tu crédito? ¿Qué dice tu historial crediticio?

Tener esto claro ayudará no sólo a planificar decisiones financieras a futuro, sino a conocer cuáles fortalezas o debilidades existen en este sentido. Por ejemplo, un buen historial de crédito, es una fortaleza en sus finanzas. Un historial deteriorado, es una desventaja que la otra persona tiene derecho a conocer, pues representa un obstáculo a la hora de tener acceso a un crédito formal para vehículo, vivienda o de cualquier otra cosa. Conversar sobre esta materia también ayudará a implementar una estrategia para mejorar un registro crediticio, en caso de que sea necesario.

3-¿Cuáles compromisos económicos tienes con tu familia? ¿Son permanentes o coyunturales?

Este es un aspecto que no debemos subestimar. Muchas parejas tienen amargas discusiones porque una de las partes destina una proporción importante del ingreso del hogar a sus parientes más necesitados. Habrá cosas negociables y cosas que no. Es mejor estar claros desde el principio.

4-¿Cuáles son tus aspiraciones financieras a corto, mediano y largo plazo?

Diferencias muy frecuentes en las parejas pueden deberse a visiones distintas sobre cómo utilizar el dinero. ¿Qué quieres hacer con tu dinero? ¿Sientes más comodidad invirtiendo en bienes o en experiencias? ¿Cuáles inversiones o gastos te aportan seguridad y/o felicidad? ¿Cuáles bienes de elevado valor quieres adquirir en los próximos años? Aunque hay aspiraciones que han sido muy tradicionales, como tener vehículo y casa propia, los tiempos cambian y cada vez es más frecuente una pareja tenga que decidir tendrán que elegir entre opciones tan diferentes como pasear por el mundo e invertir en la casa propia. Lo ideal es que haya sinergia en las aspiraciones, pero si no ocurre, habrá que negociar.

5-¿Con bienes compartidos o separados?

Pregunta difícil de hacer, no es casualidad que el régimen matrimonial por defecto sea la comunidad de bienes. Hicimos el ejercicio en la oficina: hay gente que se lo tomaría muy natural e incluso tendría la iniciativa, y otros que incluso se ofenderían.  Lo recomendable es tratar el tema bastante temprano y con naturalidad.

6-¿Cómo planificaremos las finanzas del nuevo hogar?

Ojo con este tema, que parece aburrido y muchas parejas, sobre todo cuando son muy jóvenes, lo dejan para última hora. Es importante ser realistas al definir metas y rigurosos al implementar las acciones para cumplirlas. Ahora no se hablará de mis metas, sino de nuestras metas. Los matrimonios deben ser pacientes y comprender que todo es un proceso. Quizás los muebles lujosos o las vacaciones en Europa deben ser postergados. La prudencia evitará aprietos financieros que, en el futuro, podrían generar estrés en la relación. No es romántico pero sí sabio el viejo refrán: “El amor los junta y el hambre los separa”. Así que ¡a proteger el amor de los riesgos financieros!

Check Also

consejos empresariales para hacer crecer tu negocio

Siempre se ha creído que el término expandirse en el negocio, es solo para los ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

themekiller.com