Reglas sobre dinero que siguen los matrimonios exitosos

Muchos desacuerdos entre las parejas vienen de dos cosas: una es el sexo y la otra, el dinero. Le contamos qué reglas aplica una experta en finanzas para hablar de lo segundo. Porque del primero hay un montón de tips que puede encontrar en otros portales.

¿Qué tienen las parejas felices que las convierte en un modelo, en un ejemplo para las demás relaciones? La respuesta es muy difícil de lograr en la vida real, pero suena demasiado fácil de decir. Ante todo, una buena comunicación, que haya deseo sexual, una combinación de ternura y de mucho picante. Se trata de que haya mucha confianza, complicidad de las partes, que sean compañeros sentimentales, amigos, compinches, el complemento del uno y del otro. Por supuesto, tiene que haber amor entre estos dos o de lo contrario ¿qué sentido tiene?

Para hablar de lo difícil que es la vida para los que desean construir relaciones que duren años, décadas si se quiere. Ya es más difícil encontrar a esos ejemplos de abuelitos que cumplen las bodas de diamante. Ni siquiera las de oro son fáciles de hallar. Hasta los matrimonios duran a veces menos que los noviazgos. Quizá usted haya escuchado esas historias de amigos suyos que tuvieron parejas por 5 años o hasta 10, que luego se casaron y el matrimonio se acabó  a los 2 años o menos.

Aunque puedan ser muchas las razones del fin de esas relaciones, la respuesta puede estar no bajo las sábanas, sino dentro del bolsillo. Quizá se les olvidó cuidar uno de los dos elementos importantes de cualquier unión: el dinero. El otro es el sexo, pero para eso ya tendremos otros tips que les pueden ser de ayuda.

Precisamente, ese fue el tema sobre el que escribió la experta en planeación financiera con certificación, Shannon Compton, en un artículo publicado por la página BusinessInsider.com. Desde su experiencia personal y profesional le ha sido muy útil aplicar dos sencillos propósitos con su actual relación. Resulta que tanto ella, como su actual esposo, están casados por segunda vez y se han evitado varios desacuerdos financieros, gracias a dos consejos.

Todo se trata de mantener el matrimonio como una sociedad y no es al revés. Muchos fracasan cuando el matrimonio se convierte en una empresa: se comienza a trabajar en él como si tuviera acciones (el famoso ‘yo tengo el 50 y tu el otro 50), donde se mide por ganancias (yo gano más que tu) se observan las pérdidas (en qué gastas todo tu dinero)… y tantas otras cosas que pueden desgastar esa unión.

Resulta que el matrimonio es una relación, como cualquier otra, pero que debe ser trabajada de a dos. Halando para el mismo lado, bajo un propósito en común. Es fácil, pero muy complicado de entender y manejar así. Por eso, Compton propone seguir estos dos consejos.

#1. Establezcan su límite para gastar donde el uno no le cuestione al otro

Compton destaca que muchas parejas tienden a discutir cuando se enteran que el otro se ha puesto a gastar en algo que no han sido consultados. De esta forma, muchos terminan sintiéndose culpables de comprar algo por temor a lo que puede pensar su pareja.

Es importante entender que los seres somos diferentes, lo que nos parece caro a otro le puede parecer una necesidad. Lo que parece ‘costoso’ para la pareja se convierte en indispensable. Lo más fácil para no tener discusiones sobre eso es que se establezca un límite de ‘cero preguntas, cero respuestas’ para poder hacer gastos. La regla consiste en:

 

-Cada lado de la pareja puede hacer una compra que no supere un límite mensual: por decir algo $150.000.

-Cualquier compra que se haga por encima de ese monto debe ser consultada con la otra persona para determinar si es necesaria o no.

Regla 2: crear un plan de gasto semanal

Se lo hemos dicho antes, la mejor herramienta que usted tiene es elaborar un buen presupuesto que se ajuste a sus ingresos. Compton explica que desde que crearon esa hoja de ruta ahora es más factible que entre los dos puedan alcanzar sus metas financieras.

“Incluso para una experta financiera como yo, un presupuesto mensual puede ser difícil de mantener. Existen muchas cosas que se pueden presentar en el mes y es fácil aplazar el ahorro o no tomar más gastos porque le dejamos de prestar atención a lo que hacemos con el dinero”, añade.

Un presupuesto semanal debería de tener:

  • Para cada mes, se planea lo que se puede manejar de gastos variables como, salidas a restaurantes, ir de compras, gastos pequeños, entretenimiento, etc.
  • Un vez se obtiene el resultado, se divido por el número de semanas en el mes para establecer el presupuesto semanal.
  • Es recomendable pagar con la tarjeta de crédito para cada semana y usarla para los demás gastos de la semana.
  • Una vez se tiene el límite, tiene dos opciones. La primera, aceptar que se desbordó el presupuesto o la segunda, se deja de gastar tanto a la semana siguiente.

Una vez que haya aplicado estos dos consejos seguramente empezará a tener unas finanzas en pareja mucho más fáciles de manejar. Y así evitará desacuerdos sobre el dinero como eso de andar preguntándole a su cónyuge “¿Para qué compraste eso si no tenemos plata? ¿Vacaciones? No hasta que paguemos la casa” y desacuerdos que surgen por no hablar a tiempo de las finanzas.

Check Also

iCloud es una solución para las empresas

Hoy en dia, las nubes son una gran alternativas para las empresa, ya que permiten ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

themekiller.com