Señales que demuestran que eres tu propio obstáculo

Ser un emprendedor no es fácil, y los obstáculos pueden abundar para aquél que quiere hacer una vida siendo su propio jefe, sin embargo a veces los problemas no surgen de afuera, sino que somos nosotros mismos la piedra en el camino. ¿Cómo te puedes dar cuenta si eres tú el que está saboteando tu propio crecimiento profesional? A continuación te mostramos 5 señales que harán que te des cuenta.

Saltar-obstaculos-578x240

1. Eres incapaz de terminar una tarea: Es un mal que afecta a muchos emprendedores. La incapacidad de poder terminar algo que ya empezaron, sin importar qué tanto tiempo o dinero le inviertan a una tarea, sencillamente no logran terminar el trabajo. Si nunca cumples las tareas que te propones, tendrás poco que mostrarte a ti mismo más adelante. Recuerda que cada proyecto te hace crecer, y si no eres capaz de terminarlos, entonces eres incapaz de crecer.

2. Micro-administras todo: Los emprendedores que fracasan son aquellos que quieren hacerlo todo ellos mismos, sin ayuda de nadie. Consideran incapaces a todos los demás, por lo que le es imposible delegar responsabilidades. Si quieres crecer tu negocio y convertirte en un líder debes aprender a confiar en los demás. Todos necesitamos un equipo de soporte, hasta las personas más competentes.

3. Siempre tienes la razón: Si no puedes admitir que no tuviste la razón, no podrás aprender de los errores y pierdes la oportunidad de crecer como individuo, y como profesional. Si tienes la fuerza para poder decir “no lo he hecho bien”, estás un paso más cerca del éxito.

4. Haces preguntas pero no prestas atención a las respuestas: Conoces a el tipo de personas. Esos que hacen preguntas y te piden tu opinión, cuando lo que de verdad quieren es escuchar lo mismo que ellos piensan, en otro tono de voz. Estos individuos se rodearán solamente de personas que constantemente le recuerden lo bien que están haciendo las cosas y siempre estén dándole la razón. Seguro, funciona para el ego, pero no para los negocios. Si de verdad quieres crecer profesionalmente, tienes que tener a tu lado personas que puedan explicarte tus errores y por qué ciertas decisiones no son tan buena idea como estabas pensando.

5. Siempre encuentras razones para no seguir adelante: El momento no es el correcto. La economía no está bien. No tienes suficiente capital. Cualquiera que sea la excusa, siempre tienes una. ¿Pero adivina qué? ¡Siempre tendrás razones para no salir adelante! Por eso debes crearte opciones, ser flexible y valiente. Eso es lo que realmente se requiere: tener el coraje para tomar riesgos.

Check Also

Consejos para que su dinero no se esfume en gastos hormiga

Si en su presupuesto hay muchos pagos de alimentos en paquete, chicles, servicios de Uber, ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

themekiller.com